Make your own free website on Tripod.com

Luego el aire pasa a la faringe.

En esta ocasión, la epiglotis cierra su comunicación con el sistema digestivo, para evitar el paso del aire a este sistema.

Cuando el aire ha recorrido la faringe, pasa a la laringe y sigue por la tráquea. Este órgano al llegar al tórax se divide en dos grande tubos que penetran en los pulmones: los bronquios.

El aire pasa por los bronquios y estos tubos reducen progresivamente su diámetro y originan muchas ramificaciones.

Cuando estas ramificaciones llegan a tener un milímetro de diámetro constituyen los bronquiolos.

La tráquea y los bronquios tienen en su estructura anillos cartilaginosos que impiden que los conductos se colapsen (se aplasten) e interrumpan el pasaje del aire.

                                                                         Atrás